5 de abril de 2017

Oda al Paraná - José Carlos Gallardo




III
Islas: embocadura de las aguas.
Las islas son el pan de la corriente.
En las islas, el sol es verde.
Las islas tienen milenarios
huesos de tierra, antes que el hombre echara
una primera capa de cadáver
a su propia memoria. Entre las islas,
el planeta corrige su cansancio.
Sobre las islas, los insectos
proclaman la absoluta incandescencia,
los densos animales hacen
opaco el clima,
los pájaros infectan como un polen
y los yuyos devoran aire o luz.
Entre las islas, el silencio
crece desde un graznido
y hay un perenne olor a flor acuática
y un excremento matinal
y un triunfo de rumores inoíbles
y una estridente claridad profunda
donde es innecesaria la palabra,
la paz, la muerte y el sentido
público de las cosas.

 

José Carlos Gallardo
Nació en Granada (España) en 1925 y murió en Buenos Aires en 2008.
 Ha publicado “Madrugada” (1946), “A media montaña” (1952), “Hombre caído” (1954), La ceniza (1965), entre otros.
Estos poemas pertenecen a “Oda al Paraná”, una edición ilustrada por Carlos Alonso, Juan Batle Planas, Francisco García Carrera, Mario Grandi, Roberto González, Oscar Herrero Miranda, Matías Molina, Ricardo Supisiche, Carlos Uriarte, Julio Vanzo y Roberto Viola.

VIII
La arcilla fue la espuma primitiva
del mundo, el agua adánica
esculpida, el primer sonido
oscuro que llegó desde la nada.
Final arcilla para el agua, adobe
numismático de las islas.
El paisaje es un hombre. Crece el aire
en un tronco amarillo, polvo líquido.
Los riachos
llevan en hombros casas arcillosas
expuestas como máscaras del sueño.
Gris, la tierra y el agua, la madera
y el aire.
Y sigue el río su abismal molienda,
su cálido glaciar terroso
que convierte en isleños pompeyanos
hombres y adobes con igual silencio.




FUENTE: http://pajarodemimbre.blogspot.com.ar/search/label/Jos%C3%A9%20Carlos%20Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario