29 de febrero de 2016

Microprogramas "Miradas sobre el río" - Mujer Yrupé - Ramiro Gómez



Se trata de una serie de 13 microprogramas en coproducción con Canal Encuentro caracterizados por una fuerte y subjetiva impronta visual a cargo de distintos realizadores que aportan su mirada sobre los ríos Paraná, Paraguay y Pilcomayo. Los micros fueron dirigidos por:

1- Celina Murga / Un día en Paraná
2- Diego Fernández / Naka, el fijador
3- Luna Paiva / Paiva Paraná Paiva
4- Florencia Castagnani / Escapada
5- Gastón Del Porto / Donde se pierden los tiburones
6- Juan Pablo Arroyo / Los Ojos de Malena
7- Diego Poleri / Camalote
8- Paulo Pécora / Chanáminí
9- Diego Castro / Prácticos
10- Gonzalo Gatto / La Canoa
11- Paz Encina / Segundo Movimiento
12- Ramiro Gómez / Mujer Yrupé
13- Guadalupe Miles / Río arriba

20 de febrero de 2016

Junqueros - Los olvidados del Rio - cap. 3



JUNQUEROS
Marcelo Castro
Altamar Burgos
Pocho Borge

Serie documental Olvidados del Río es una realización de Cooperativa Panorama.

"Olvidados del río" es una serie documental de 8 capítulos de 26min. La serie rescata aquellos hombres y mujeres que han sabido resistir y subsisten con sus trabajos familiares y regionales en la costa del río de La Plata, recuperando las industrias más autóctonas e históricas de la región, volviendo al trabajo respetable y sustentable, incorporando nuevas tecnologías y generando el acercamiento de jóvenes, nietos y nuevos inmigrantes.

Subtítulos disponibles en ingles e italiano.

Cap.: 1 "VIÑATEROS"
Cap.: 2 "PESCADORES"
Cap.: 3 "JUNQUEROS"
Cap.: 4 "QUINTEROS"
Cap.: 5 "MIMBREROS"
Cap.: 6 "CAÑEROS"
Cap.: 7 "MONTARACES"
Cap.: 8 "ARCILLEROS"

PRESIDENCIA DE LA NACION + MINISTERIO DE PLANIFICACION FEDERAL INVERSION PUBLICA Y SERVISIOS + CONSEJO ASESOR del SATVD-T + TELEVISION DIGITAL ABIERTA + INCAA con el apoyo de UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTIN + PANORAMA presentan:

OLVIDADOS DEL RÍO
dirección IGOR GALUK / producción ejecutiva PAULA ASPRELLA / producción general LUCAS CONCIA / jefe de producción MARIO LOPEZ / fotografía y post-producción IGNACIO IZURIETA / cámara PATRICIO RAMOS / sonido y post-producción JUAN MOLTENI / montaje LEONARDO MARTINEZ / composición y coordinación musical CHINO RODRIGUEZ / grabación y masterización musical JUAN ALBARIÑO / acordeón GERMAN FRATARCANGELLI / diseño visual LUCAS CONCIA / making off OSVALDO SUAREZ
Con la colaboración de Facultad de Bellas Artes UNLP + RIOCINE + Cpa UNTREF + Municipalidad de BERISSO + Municipalidad de TIGRE + Departamento de COLONIA

Full HD + 35mm cine lens
Realización de COOPERATIVA PANORAMA

www.panorama.org.ar / correo@panorama.org.ar

16 de febrero de 2016

La Juncal (trailer de un film basado en Memoria y celebración, de Haroldo Conti)

A mediados de los 70 un grupo de hombres que se conocen porque alguna parte de sus vidas coincide con un ambiente determinado por historias de barcos y ríos viaja a una isla en la desembocadura del río Uruguay, entre el Guazucito, del lado argentino, y Carmelo, del lado uruguayo. En esa isla, en La Juncal, nació y vive hace 80 años doña Julia Lanfranconi. Todos los 19 de junio los amigos de la vieja surcan el río y el invierno para festejar su cumpleaños. Este junio es también lo mismo. Los hombres disponen sus cosas, se navega. Doña Julia está esperándolos, también los del lado uruguayo están; sucede de memoria. Sin embargo, aunque difusa, la reunión tiene una nota ambigua, como si se tratara del final de algo.



blog del film: http://www.la-juncal.blogspot.com/

14 de febrero de 2016

Juan Jose Saer le responde a Darwin - Sobre el Delta



 La distancia, eliminando accidentes y rugosidades, resuelve todo en geometría: ese peñasco estéril y poroso que llamamos Luna, se estiliza en un círculo perfecto para nuestros ojos inventivos que, incapaces de ver los detalles, le otorgan la apariencia de un arquetipo. Del mismo modo, el que primero llamó “delta”, por su similitud con la mayúscula griega, a la confluencia de dos ríos, debió ser alguien que la estaba mirando desde lejos y en la altura, porque de otro modo no hubiese podido percibir el vértice perfecto que forma la tierra firme en el punto en que los dos brazos de agua se reúnen. El triángulo de tierra, de un verde azulado, apretado por las dos cintas inmóviles casi incoloras, yacía allá abajo, en medio de una inmensa extensión chata del mismo verde azulado, inmóvil, inmemorial y vacía, de la que yo sabía, sin embargo, mientras la observaba fascinado que, como todo terreno pantanoso, era una fuente inagotable de proliferación biológica. Visto desde la altura, ese paisaje era el más austero, el más pobre del mundo –Darwin mismo, a quien casi nada dejaba de interesar, ya había escrito en 1832: “no hay ni grandeza ni belleza en esta inmensa extensión de agua barrosa”–. Y sin embargo ese lugar chato y abandonado era para mí, mientras lo contemplaba, más mágico que Babilonia, más hirviente de hechos significativos que Roma o que Atenas, más colorido que Viena o Amsterdam, más ensangrentado que Tebas o Jericó. Era mi lugar: en él, muerte y delicia me eran inevitablemente propias. Habiéndolo dejado por primera vez a los treinta y un años, después de más de quince de ausencia, el placer melancólico, no exento ni de euforia, ni de cólera ni de amargura, que me daba su contemplación, era un estado específico, una correspondencia entre lo interno y lo exterior, que ningún otro lugar del mundo podía darme. Como a toda relación tempestuosa, la ambivalencia la evocaba en claroscuro, alternando comedia y tragedia. Signo, modo o cicatriz, lo arrastro y lo arrastraré conmigo dondequiera que vaya. Más todavía: aunque trate de sacudírmelo como a una carga demasiado pesada, en un desplante espectacular, o poco a poco y subrepticiamente , en cualquier esquina del mundo, incluso en la más previsible, me estará esperando.

[Extraído de: El Rio sin orillas, Buenos Aires, Seix Barral, 2003]




12 de febrero de 2016

La fábula en su modo completo - Juan Manuel Alonso (sobre Conti - Memoria y celebración)

A partir de un relato de Haroldo Conti que, sin renunciar ni a la ficción ni al impulso autobiográfico, documenta el hábitat y los tipos vivos del Delta hacia el año 1975, el autor de esta nota rodó en 2009 en la isla Charigüé el cortometraje de otra isla, La Juncal, muy verde y hoy deshabitada en la desembocadura del Uruguay. 

El autor nació en Rosario en 1966. Publicó una selección de poemas en Diario de Poesía (2000) y, en colaboración con Guillermo Buelga, el libro de fotos Escrito en el aire (2006). Escribió, dirigió y produjo el cortometraje La Juncal (2009). Actualmente trabaja en diseño y edición en la Editorial Municipal de Rosario.

Publicada en Néstor Restivo y Camilo Sánchez, Haroldo Conti, con vida, Buenos Aires, Nueva imagen, 1986.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En Ojeada sinóptica sobre la vegetación del Delta, que es un librito finito casi plaqueta editado en 1957 por la revista Darwiniana, el naturalista Arturo Burkart dice que las islas a que dio origen el Paraná como río de llanura de aguas turbias fundaron uno de los deltas más grandes del mundo, y que el proceso de formación por acumulación de material sólido transportado por el río bastan para definirlo, desde el punto de vista geológico, como un verdadero delta. Contando desde finales del plioceno se observan en primer lugar bancos marinos de arena pura, resultantes de cinco incursiones sucesivas del Atlántico; luego llegan los bancos fluviales, y por último la vegetación de aguas dulces y el proceso de albardonamiento, en que se consolida el borde de las islas formando franjas de tierra endurecida que va creciendo y aumentando en altura en razón del aporte de sólidos minerales y de la acción fijadora de la vegetación.

Sin embargo las islas son aún relativamente bajas y por ello susceptibles todas de inundación. Los desbordamientos de los cauces traen grandes masas de limo y después de una crecida se puede ver sobre la superficie de las hojas una fina capa parda de barro y arcilla, impalpable una vez seca. Estos materiales de sedimentación hacen la fertilidad de las de las islas, que tiene en el monte blanco a la más compleja y estratificada comunidad vegetal del Delta. Debe su apelativo a la predominancia de maderas claras y puebla primitivamente albardones de orilla; allí donde está intacto, es de gran belleza. Reemplazado durante décadas por plantaciones de álamos, sauces o árboles frutales y hoy despostado para hacer ingresar en isla hacienda corrida por la soja, ha sido conservado por los pobladores de las islas que dejan una estrecha franja de monte blanco nativo para proteger sus costas de las corrientes. Por suerte repunta con facilidad, hasta recibir el calificativo de selva, o selva en galería, por seguir los cursos de arroyos y ríos.
Estos cursos de agua, en orden aproximadamente decreciente de importancia, se llaman ríos, brazos, arroyos, riachos, zanjones, horquetas (que es arroyo o zanjón con una sola salida) y zanjas. Porque canal se reserva para cursos abiertos artificialmente y madrejón para designar cuerpos de agua alargados, semicerrados y tapados por esa misma vegetación acuática y palustre; estos cursos de agua, decía, cuyos nombres son muchas veces consignados en Sudeste de Haroldo Conti, aún pueden rastrearse en las diferentes cartografías más o menos específicas del Delta, e incluso aparecen en aquellas guías simplonas y mal dibujadas, “no aptas para navegar” como se apuran a señalar en lugar bien visible, generalmente financiadas por aceite lubricante para lanchas, 100 por ciento sintético, biodegradable, que suelen aparecer publicadas por revistas del tipo Weekend, confeccionadas para amantes de la pesca deportiva.
En cualquiera de esas cartillas se lee, en cuerpo pequeño y componiendo curvas, arroyo Anguilas, El Sueco, Bajos del Temor, Punta Morán, y los otros, pasando el Guazú, cuando el Boga se aleja hacia el norte, arroyo La Tinta, Sagastume grande, chico, Sagastume a secas, que están bastante después de la isla Juncal y del puerto de Nueva Palmira, en la costa uruguaya.  El río inventariado de Conti condensa un paisaje preciso que a pesar de su reticencia e incluso hostilidad propone un hogar físico definitivo. No el paisaje épico o bucólico de la naturaleza, sino un auténtico exterior. Ese lugar donde la vida pasa afuera, inmediata, casi ajena a elecciones concientes, y se compone de precarias relaciones con el mundo productivo, civil, y de una interacción con el ambiente  igualmente precaria, manual, física, provista de muy escasa sofisticación tecnológica. Este lugar se convierte, por sobre su aspereza, en objeto de deseo cuando una imprecisa sensación de bienestar, o al menos su ilusión, parece desprenderse de ese ajuste o acople entre vida y afuera.
Como no se va a contemplarlo sino a sostener una relación, para internarse en ese exterior se utilizan herramientas, objetos específicos: un bote medio deshecho que tiene su historia, como todas estas cosas; un motor Ailsa Craig de dos cilindros traído en el otoño desde la Corporación Fluvial, el cual en definitiva no sirvió para lo que pensaban; una escopeta belga, Pirlott y Fresart, para cartuchos calibre 12 de 65 mm; una navaja Sheffield; una lona embreada o esa pinza Doble cañón que se conserva del tiempo que se trabajó en la draga y que lo mismo hubiese dado que fuese otra marca. Pero una Doble cañón es una Doble cañón.
Entre esa gente de la costa que habita los relatos de Conti y los parajes del Delta, hay dos tipos, los de siempre y los foráneos, ambos legítimos. Los primeros están en Sudeste, en Todos los veranos, los segundos contenidos en el comienzo de En vida. Estos vienen de la ciudad, tienen una relación delgada pero en cierto modo todavía definida por el mundo productivo (tienen un ingreso), no son específicamente intelectuales, pero leen con cierta intencionalidad, cierta organicidad o búsqueda (no literatura, algo de historia, textos de divulgación, manuales, textos de ciencias); leen o hablan de esas cosas. Y a la vez tienen un apego físico por el mundo de la costa y la suficiente capacidad de abandono (eso los hace “legítimos” —el afecto, el desprendimiento—) para intentar la incorporación a una zona en la cual lo que los atrae es la posibilidad de disolverse, de fundirse casi en un sentido visual, diría, a un lugar concreto, determinado por la aspereza, pero también por la belleza.
Llego entonces a “Memoria y celebración”, que es el breve texto a partir del cual pensé un cortometraje que se llamó La Juncal. Apareció en la edición original de La balada del álamo carolina (de 1975), en un apartado junto a “Los caminos” y a “Tristezas de la otra banda”; los tres textos forman un tríptico compacto, al que debería sumarse “Tristezas del vino de la costa”, un artículo redactado para la revista Crisis en los primeros meses del 76. Lo que ensambla y asimila los cuatro textos es una orientación documental abierta pero contenida dentro de una textura aún literaria, un procedimiento que resulta plenamente satisfactorio. Como si Conti dejara conscientemente desgastar el impulso de ficcionalización para que asciendan los contenidos biográficos, documentales, pero sin renunciar a cierta envoltura retórica presente en su obra anterior. El resultado son unos textos raros, sin estructura de cuento, ni tampoco el tono de la trascripción de un recuerdo, pero que participan de las bondades del registro directo y un aire leve a invención que los hace muy atractivos.
“Memoria y celebración” cuenta el viaje de unos tipos que atraviesan el Delta en barco, en pleno junio, hacia la isla Juncal, que está en la desembocadura del río Uruguay, entre el Guazú, del lado argentino, y Carmelo, del lado uruguayo, para juntarse con otros que llegan de cerca y celebrar el cumpleaños de doña Julia Lanfranconi, que vive en la isla desde siempre.
En el balneario de Sagarzazú, siete kilómetros al norte de Carmelo, una playita poco arreglada y popular que no existía a mediados de los 70 y está directamente enfrentada a la Juncal, pregunté por Julia Lanfranconi a personas que me parecieron no estar de paso y habitaban hace tiempo el lugar; la recordaban. Una señora dijo que su padre la conoció bien, era una vieja brava (así la retrató Conti) y que ella misma recordaba cómo tuvieron que cargarla casi a la fuerza en una lancha para llevarla al hospital de Carmelo cuando ya anduvo jodida, de esto no hacía más de quince años. Las cuentas no dan, Conti le daba más de 90 en el 75, lo que cuento es de principios de 2009, pero quién sabe. La isla se veía grande desde la playa, muy verde, casi boscosa, ahora completamente deshabitada. En el relato, entre los hombres que viajan están esas dos tipologías que mencionaba: los de la costa y los foráneos, yo usé este tipo de esquemas o perfiles para armar los personajes e introducir diálogos, para desarrollar de algún modo el relato que era muy breve, incluso para un corto.
Y también recurrí a una foto que siempre había tenido presente, antes incluso de la aplicación para la cual ahora la miraba. Es una fotografía blanco y negro de algún recreo perdido en la islas del Delta con un grupo de personas en primer plano, y detrás la armazón pelada de arbolitos invernales; uno de ellos, en el centro de la imagen, es un ejemplar joven y aparece casi completo, el resto de ramas sin hojas ingresa por los costados superiores sin que sus troncos se vean; en contrapartida, dos troncos claros y visibles cuyas copas quedan fuera de cuadro estructuran la escena con sus líneas verticales. Detrás todavía, y semiescondido entre los cuerpos de las personas, se ve la estructura oblicua de un puentecito de maderas pintadas de blanco. Gracias al puente que da indicio y aguzando la vista se adivina el curso del arroyo, al otro lado, desde un terraplén oscuro se alza una hilera de árboles, posiblemente casuarinas; sus manchas negras dan mayor nitidez a la maraña de ramitas. El grupo de personas se asienta sobre una superficie clara; hay dos perros de espaldas, dos mesas de lata con una botella de vino tres cuartos y dos de litro, varios vasos. Un hombre canoso con una bandeja de bar redonda, de aluminio (no se alcanza a ver bien qué trae) ingresa a escena por la derecha, nadie está posando, una señora con campera clara de hilo está directamente de espaldas, detrás de ella hay otra mujer, al lado un hombre que ríe, detrás de la pareja un hombre que mira el piso, parado al medio de las mesas un viejo alto y flaco estructura la imagen en el mismo sentido que los troncos sin copa y oculta con su hombro derecho la cara de un chico. Ya sobre el margen izquierdo de la imagen, de perfil, y atrás de la otra mesa, está sentado Conti, que también mira el piso. La fotografía está en la primera edición de un libro que hicieron Néstor Restivo y Camilo Sánchez a mediados de los 80 con testimonios de personas que habían conocido a Conti, entre ellos muchos de sus amigos de la costa. Después en Internet conseguí la imagen en digital, a mi pesar en no muy buena resolución. Se volvió un poco el leit-motiv para definir vestimentas, rostros y rasgos visuales generales. Le aplicaba el mismo sistema de inferencias que a los textos e incluso intenté reproducirla en una escena del corto.

El tema de “Memoria y celebración” (y de todo el grupo) es el de los ciclos de los tiempos fabulosos. Está siempre en Conti, pero lo que distingue a esta serie (además de su evidente primer plano y de que la disolución ficcional la refuerza) es una suerte de minimización del procedimiento, de empequeñecimiento, no hacen falta grandes sucesos ni tiros, ni siquiera es imprescindible una gran distancia temporal, lo que se vuelve fabuloso es cotidiano, casi inmediato o muy cercano en el tiempo. Claro que siempre se está perdiendo.

Un día frío de enero de 2009, cuando buscábamos una casa en la isla que pudiera servirnos para un par de tomas, fuimos en lancha, cruzando el río al costado de la línea de pilotes del puente para tomar el Paraná Viejo, luego desviamos bordeando la isla Charigüé y, pasando la escuela, el centro de salud, varias casas y ranchos, dimos con lo del Chacho y la Negra. Esa primera vez no hablamos, bajamos, miramos disimulando, convencidos de que era el lugar y volvimos. Un mes después fuimos de nuevo, nos animamos a preguntarle si nos dejarían invadirlos con cámaras, micrófonos, personas. Aceptaron. El Chacho y la Negra vivían hacía 45 años en esa casa, que era una vivienda grande con boliche adelante para venta de mercadería y despacho de bebidas, cancha de bochas y galería amplia con asador. Además de almacén, el lugar funcionó como una suerte de recreo durante los fines de semana, en que había asado y campeonato de bochas, antes del puente, cuando todavía funcionaba la lancha que hacía Rosario-Victoria entre las islas. El año de La Juncal el Chacho tenía 82 años, la Negra un poco menos, ya son abuelos, sus hijos viven en Rosario, uno de ellos es colectivero, tienen gallinas, perros, un loro, una lancha para abastecerse; el bolichito seguía funcionando. Estaban cómodos. Después que pasó el rodaje nos fuimos con el lanchero a visitarlos y cenamos con ellos, también estaba un vecino que vivía en una de las casillas de cerca y era infaltable; la Negra hizo guiso, nos sentamos en el comedor entre bromas, con las lucecitas medio muertas cargadas de luz solar y un buen par de faroles. Cuando volvimos por el río nocturno era más de la una. Al año siguiente, en 2010, la creciente llegó hasta las piezas, como el flaco de la lancha los seguía visitando, por ahí me contaba. El año pasado vendieron la casa y se fueron a vivir a Victoria, que los convenció más que Rosario, donde estaban sus hijos (ellos venían de la zona rural entrerriana). La casa en la isla fue derribada. Los compradores construyen un complejo de viviendas para el turismo local, que aumenta de año en año.
Cuento lo anterior no con ánimo de sacar conclusiones sobre pérdidas supuestas sino para comentar que haber visto esa casa me permitió experimentar prima facie el método aplicado en ese grupo de textos, por supuesto no vi la época de esplendor de la casa y la gente pero sí la calma, la alegría, el apego físico a un lugar, a sus objetos y elementos; eso ya era un tiempo fabuloso. A primera vista el procedimiento puede parecer fatalista, bien entendido debe leerse como de continuo traspaso, y cuya reproducción está libre de amenaza (aunque no convenga confiarse). Todo lo cual, si no despoja la nota triste tiene un sentido de posta.

Mucho antes del rodaje de La Juncal conocí al personaje más nombrado del tríptico (en sentido sumario esos textos son eso: enumeración de conocidos). En una pasarela repleta de puestos con frascos de escabeche y otro tipo de productos regionales de Punta del Diablo le pregunté a la señora del local de artesanías si no conocía a Lirio Rocha; sí claro, dijo, vive en la casa grande que queda ahí en la punta, antes de la rambla, debe estar ahora. Lirio Rocha vivió en la costa desde principios del 60, cuando la zona era caserío de pescadores dedicados a la caza y salazón del cazón. Salían al mar en chalanas de lata y maderas que todavía pueden verse amarradas a la orilla, o más a menudo boqueando en la arena. Golpeo la puerta y me atiende un viejo, es Lirio Rocha, me hace pasar, tomar asiento. Es un viejo pelado, medio flaco, muy alto, de lentes; me invita con vino blanco de un bidón de plástico que en Uruguay reemplaza a la damajuana. Sí, cuenta, estuvo veinte años en la zafra del tiburón, pero el amoníaco que utilizaban para conservar las piezas le afectó los pulmones, y llegó un tiempo en que se volvió a la campaña. Se detiene poco en aquellos tiempos, prefiere derivar hacia sus amarguras con la jubilación, que recién consiguió en el gobierno fraudulento de Pacheco. En algún momento nombra al capitán Alfonso Domínguez, a la Poppy, al Lucho, personajes de “Tristezas de la otra banda” (a veces parece de leyenda y otras un viejo perdido en la bruma anodina de sus recuerdos, ahí es tal vez más lindo, esa es la fábula en su modo completo; ese el procedimiento del texto); de repente me pregunta cómo se llamaba el escritor, Conti, le digo; no, no me acuerdo. No se acuerda; no importa.

[fuente: Revista Transatlántico,
http://ccpe.org.ar/la-fabula-en-su-modo-completo-juan-manuel-alonso/?c=1]

10 de febrero de 2016

Mimbreros - Los olvidados del río - cap. 5



MIMBREROS
Carlos Gorard
Edgardo Cenizo
Lindolfo López

Serie documental Olvidados del Río es una realización de Cooperativa Panorama.

"Olvidados del río" es una serie documental de 8 capítulos de 26min. La serie rescata aquellos hombres y mujeres que han sabido resistir y subsisten con sus trabajos familiares y regionales en la costa del río de La Plata, recuperando las industrias más autóctonas e históricas de la región, volviendo al trabajo respetable y sustentable, incorporando nuevas tecnologías y generando el acercamiento de jóvenes, nietos y nuevos inmigrantes.

Subtítulos disponibles en ingles e italiano.

Cap.: 1 "VIÑATEROS"
Cap.: 2 "PESCADORES"
Cap.: 3 "JUNQUEROS"
Cap.: 4 "QUINTEROS"
Cap.: 5 "MIMBREROS"
Cap.: 6 "CAÑEROS"
Cap.: 7 "MONTARACES"
Cap.: 8 "ARCILLEROS"

PRESIDENCIA DE LA NACION + MINISTERIO DE PLANIFICACION FEDERAL INVERSION PUBLICA Y SERVISIOS + CONSEJO ASESOR del SATVD-T + TELEVISION DIGITAL ABIERTA + INCAA con el apoyo de UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTIN + PANORAMA presentan:

OLVIDADOS DEL RÍO
dirección IGOR GALUK / producción ejecutiva PAULA ASPRELLA / producción general LUCAS CONCIA / jefe de producción MARIO LOPEZ / fotografía y post-producción IGNACIO IZURIETA / cámara PATRICIO RAMOS / sonido y post-producción JUAN MOLTENI / montaje LEONARDO MARTINEZ / composición y coordinación musical CHINO RODRIGUEZ / grabación y masterización musical JUAN ALBARIÑO / acordeón GERMAN FRATARCANGELLI / diseño visual LUCAS CONCIA / making off OSVALDO SUAREZ
Con la colaboración de Facultad de Bellas Artes UNLP + RIOCINE + Cpa UNTREF + Municipalidad de BERISSO + Municipalidad de TIGRE + Departamento de COLONIA

Full HD + 35mm cine lens
Realización de COOPERATIVA PANORAMA

www.panorama.org.ar / correo@panorama.org.ar

8 de febrero de 2016

Memoria y celebración - Haroldo Conti


Presentamos a continuación un cuento del gran Haroldo (extraído de La balada del álamo Carolina), y en entradas posteriores ciertas intervenciones contemporáneas para una recepción del texto.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 LA ISLA Juncal es un barco verde encallado en la desembocadura del río Uruguay, entre el Guazucito, del lado argentino, y Carmelo, del lado uruguayo, frente mismo a donde naufragó en el 62 el Ciudad de Buenos Aires. Allí nació y vive hace unos 90 años doña Julia Lanfranconi que en 1915 comandó el barco El tiempo lo dirá, estableció en la isla un saladero y ahora sobrevive como guardabosque, título que heredó de su padre. Vive sola doña Julia, entre árboles y juncos y nutrias y carpinchos. Todos los 19 de junio los amigos de la vieja surcan el río y el invierno y desembarcan en la isla para festejar su cumpleaños. Y entonces se recuenta toda su historia y en un día de vino y mate ella renace y transcurre histórica hasta los noventa. Jamás pasa de allí. Tal vez por eso se mantiene viva. Porque esos noventa jamás llegan exactos o si llegan los pasa de largo. Ella más bien ha empezado a descontar desde los noventa, de manera que, en lugar de envejecer, la vieja de la Juncal, como se la conoce, rejuvenece. Este último 19, frío y nuboso, los amigos de ambas bandas volvimos allí. A nadie se le ocurrió pensar que la vieja hubiese podido no estar. Estaba. Acaso estaba de memoria, nada más que para que nosotros pudiésemos seguir viviendo y celebrando. Del lado argentino llegamos a bordo del Windsbraut, barco forastero que capitanea mi amigo Marcelo Gianelli, gran trotamundos. "Windsbraut" quiere decir "novia de los vientos". Por lo tanto, supongo, de este amargo sudeste que acaba de levantarse y que enarbola río grueso y en unas horas, sin duda, cubrirá la isla. La casa de la vieja quedará sola, fundada sobre el agua, guardiana de este enorme territorio del silencio.

Mientras el barco se aleja, después de la última copa, el último abrazo, escribo en la rumorosa cabina que cruje como un mueble viejo estas simples líneas que, naturalmente, dedico a doña Julia Lanfranconi que ahí queda remontándose sobre el agua, sola, hasta el otro invierno.

Apenas es una mancha de un amarillo agenda dentro de un río de imprenta, al extremo de una fila de nombres que se curvan suavemente y te saltean un poco antes del borde, en aquella guía náutica que al fin se hizo vieja y tal vez valiosa, pero que entonces costaba cincuenta pesos en cualquier surtidor de nafta. La cubro con un dedo. Es una ceremonia. Porque entonces toda esa espesa soledad que ahora te rodea sube por mi brazo y la mancha se enciende en mi cabeza y tu rostro asoma entre los nombres y los trazos de esa vieja carta de Alejo Konopatov que un día, hace años, me llevó hasta tu casa con paredes de miel, muebles polvorientos, espejos engrasados, almanaques antiguos, aquella concertola que enmudeció en el 45 y aquel Spencer de ocho tiros con tres muescas en la culata que me apuntó a la cabeza (yo venía de un mapa, vieja, a través de esos ríos ingenuos que inventó Alejo) y entonces, seguramente, viste mi sonrisa de muchacho (lo único que no ha envejecido de mi cuerpo) que se balanceaba sobre la mira y me tendiste la mano, porque tu ojo es rápido para la amistad, y así entré en tu historia y compartimos los mismos ríos, los mismos amigos, la casa árbol que plantó el viejo Lanfranconi, el sendero con huellas de carpincho a la izquierda de la casa, la timonera hembra de aquella balandra premonitoria que ahora navega entre el muelle y el gallinero, las noches de rompe y raja, el canto áspero, los muertos que me prestaste porque yo era nuevo, esas desgracias de calendario que se mencionan a tu espalda, estas ceremonias de la amistad que iniciamos entonces, y sobre todo, vieja, esas historias desmesuradas, nunca las mismas, que según parece son el somero resumen de tu vida, sagas y leyendas que cada año crecen en tamaño, en muertos y rufianes, con barcos de oscuro abolengo que sueltan amarras a la primera copa y navegan de memoria, malevos de respeto absolutamente fluviales, Regino Gamarra, el bien odiado, permanente, "siempre en malas", un par de presidentes constitucionales que llegaron alguna vez con obsequios y mandatos (por ahora falta un rey, pero estoy seguro de que cualquier día de estos se aparece en una balandra de plástico), unos amores más o menos desgraciados (así resultan siempre, de todos modos, también aquí, tal vez más pronto, el río es pasajero por sustancia) y, en fin, las consabidas tristezas cuando el canto y el vino se terminan y dentro de un rato empieza el día.

Nosotros llegamos cuando ya eras leyenda. Empezaban los años viejos. Quinqué Díaz, Leandro Di Como y Ratón Morales, por la banda oriental. Del lado nuestro, y en el mismo estilo, Vicente Segarra, el carpintero de ribera, ese famoso. Marcelo Gianelli, el de la otra orilla y barba de cultivo, Amadeo Lamota, que sobrevive de puro terco, por más datos el Cacique de la Juncal, bien florido. 

Hay más nombres, por supuesto. Yo soy los que faltan. Todos los años volvemos, puntuales y obsequiosos, para el 19 de junio exacto, cuando pelan los árboles y el río se pone forastero.
Sólo te guardaste, y en esto no hay reproche, el hijo que nadie conoció. Hay un papel amarillo, envuelto en otros que atestiguan posesiones de barcos más precisos, que da competente testimonio del asunto. Trae una fecha y un nombre completo y, para seguridades, firma y sello de autoridad en el Carmelo, cosas de tierra firme. Hijo con naturalidad, cuando todavía no eras la vieja de la Juncal ni doña, sino puro sobresalto, desvelo y competencia en territorio de hombres.
Presumo una noche. Después vino aquel hijo que trajo la primera tristeza, la más nueva, porque es lo único que no envejeció hasta ahora.

Quinqué se mama primero porque viene de Carmelo y llega más rápido. Ese es el cuento. ¡Quinqué Díaz, mi viejo! Hay cantos, esos simples versos, los sencillos, que por lo general terminan con Artigas. Nosotros, los de la banda mufada, cantamos raramente. Pero traemos buena carne, tres porrones de ginebra, otras tentaciones. Se celebra.
Amadeo me pecha suavemente y entonces tomo el cuchillo más noble, ese del cabo de plata con tres virolas de oro, y te beso en la frente y te lo entrego por la hoja, la ceremonia, para que inaugures el banquete.

¡Que hable el Quinqué! Hablamos todos. Cada uno inaugura una cosa, otra historia. Hasta que viene la noche, esta noche de invierno profunda como el río, cuando la tierra se hincha y seguramente respira y los árboles crecen en secreto y tal vez se mueven y los membrillos perfumados, que se han vuelto salvajes, caen pesadamente porque no aguantan siquiera el peso del rocío y la zanja que abriste a pala con el viejo se cubre otro poco porque hasta las sombras pesan demasiado para esta época, es todo el tiempo que empuja, monte arisco que reviene, la vejez de las cosas que quedaron, el Quinqué que se duerme, un carpincho que nos mira deslumbrado, el río que empuja interminable, y entonces encendemos un fuego y hablamos alto y contamos todo de nuevo, la vera historia de doña Julia Lanfranconi, la vieja de la Juncal, para perpetua memoria.
 
[fuente: http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=31870]

3 de febrero de 2016

Carnavales en Tigre



¡Ya empieza la cuenta regresiva para disfrutar de los Carnavales del Río 2016! Los días 6, 7 y 8 de febrero vas a vivir esta gran fiesta de entrada gratuita en el Camino de los Remeros, con más de 32 murgas y comparsas. Habrá shows de Jimmy y su Combo Negro, El Chili Fernández y El Súper Hobby. Conocé más en http://goo.gl/kY2qIls